De tus matices

a60ac35bb5d2ae9106a84b9c3c0057ff

Dani M.

Por Dinamita en los ojos

Adoro la forma acelerada en la que nos enamoramos, admitiendo que la vida es solo un viaje improvisado y terriblemente efímero. Me gusta el ansia con el que esperamos los días libres para vernos sin prisas; la capacidad de tu mirada para desnudarme entre el gentío, la mía para asumir que tú ya no ves la ropa y, aun así, caminar con elegancia.

Me vuelvo loca cuando me clavas los ojos en la clavícula, cuando no puedes resistirte a un beso y cuando te escucho hablar de mí con la admiración de quien además de desear, ama.

Me he creído invencible las noches que me has besado las cicatrices, como si aún estuvieras a tiempo de curar el dolor que un día me provocaron. Me tiemblan las piernas cada vez que veo romper a reír tu boca, esa misma boca en la que he saboreado el éxito más grande de mi vida. Y tus ojos tan oscuros, tan profundos, tan llenos del deseo de parar el tiempo a mi lado.

No sé si te das cuenta, idiota, que estoy hablando de ti. De los matices de nuestra historia construida a la sombra de los fallos. De los perdones, las alegrías y la incertidumbre sin futuros previstos. Porque a mí me gustas así, me gustaste así la primera vez que te vi y sigue latiéndome el pecho con fuerza después de haber descubierto, uno por uno, todos tus defectos. Eso es lo que te pedí hace meses, que me los mostraras, que me dejaras conocer la cara trágica que todos tenemos y me permitieras el lujo de amarte al completo.

Y por eso me dirijo a ti hoy, porque he venido a decirte, que estoy total, absoluta y perdidamente enamorada de tus matices.

Anuncios