Lleva tus sueños a mano 

 

Tu sonrisa me contagia

 Lleva siempre tus sueños a mano. En el bolsillo pequeño de tus vaqueros, ese que nadie sabe para qué sirve.

Lleva siempre un mechero contigo. Nunca sabes dónde ni cuándo encontrarás la mecha a la que poner tu chispa.

Lleva siempre al niño que fuiste, vayas donde vayas. Incluso si vas solo, no hay nadie mejor que quien querías ser de mayor cuando eras pequeño para mostrarte el camino.

Lleva siempre ilusión. La sonrisa puesta, afeitada y sin filtros. Nunca sabes la de llaves hacia tus sueños con las que te cruzarás cada día.

No dejes tus sueños nunca en el segundo cajón de tu mesilla de noche. No eches la llave ni cierres los ojos cada noche pensando en todo lo que podrías haber sido si no fuese por tal o cual. Ni por Pascual. No pongas excusas para complacerte por todo aquello que no has tenido el valor de cumplir.

Tampoco te rindas. Nunca es tarde si respiras y abres los ojos mañana. Sal ahí fuera, con sueños en los bolsillos, y busca en ti cualquier motivo para cumplirlos.

A.

Anuncios