Luces de emergencia

TSMC384Por A.S.

El único requisito para encontrarse es haberse perdido alguna vez. Más allá de Google Maps.

Venir de serie, sin brújula anti-fracasos ni airbag contra las desilusiones. Con la única luna tintada que hay en el cielo y sin rueda de repuesto.

Sentir que todo el mundo sigue su camino menos tú. Que a ti las únicas señales que te aparecen son las de prohibido el paso. Que nunca has visto una autopista, que siempre has sido de doble sentido. Y sin arcenes.

Tener que parar a repostar en cada bar para buscar la inspiración de la siguiente curva en la que intentar no derrapar. Desgastar los neumáticos en cada camino de TSMC383piedras que has tenido que atravesar, buscando atajos que no existían.

Ponerte el cinturón de seguridad frente a las dudas y agarrar el volante para evitar los accidentes de las casualidades. Que cruzan sin pasos. Sin cebras. En blanco y negro.

Rozar los quitamiedos como única forma de comprobar que estabas cerca del precipicio. Pese a que todos tus amigos te lo repetían una y otra vez.

Escuchar la misma canción una y otra vez en la radio, como tratando de secuestrar a la rutina bloqueando las puertas.

Poner los triángulos de emergencia, enfundarte el chaleco salvavidas y comenzar a andar. Dejando atrás las luces intermitentes, que llamaban a alguna estrella fugaz que te mirase a los ojos y te mostrase el camino.

Anuncios