Si tú quisieras

TSMC170

Por La pieza que me faltó

Si tú quisieras te regalaría mis buenos días sin importarme quien de los dos fue el último en darlos. Si tú quisieras te desayunaría a besos y sonrisas, con la única condición de que el segundo turno sea para mí.

Si tú quisieras me cogería de tu mano y te arrastraría a todos los sitios a los que siempre he querido llevarte, lugares mágicos, más mágicos aún si puedo disfrutar de tu compañía.

Si tú quisieras te ofrecería mis mejores días, esos en los que todo son risas y carcajadas, siempre y cuando te quedes a mi lado en los grises y me abraces como nadie más sabe hacerlo.

Si tú quisieras te prepararía el café como te gusta: solo y con dos cucharadas de azúcar listo para tomar, pero te tocaría a ti preparar las tostadas.

Si tú quisieras podría convertirme en tu mejor confidente, tu mejor baúl para que guardes todos tus secretos y una experta en espantar todos aquellos fantasmas que te impiden avanzar.

Si tú quisieras te mimaría en las mañanas de ibupofreno que le siguen a las noches de desenfreno con tus amigotes, siempre que me mimes y me prepares pizza en las mías.

Si tú quisieras sería la mujer que siempre has visto en mí, con las pinceladas de niña caprichosa que ya conoces, y mis peleas internas por estar siempre a la altura de las circunstancias.

Si tú quisieras te dejaría conocer la parte más frágil de mí, esa que no le he presentado nunca a nadie.

TSMC171Si tú quisieras aguantaría cual campeona a tus amigos en cada reunión que organicéis, aunque como venganza tendrías que acompañarme a una tarde de rebajas.

Si tú quisieras dejaría que me refugiaras en tus brazos cuando sienta que no puedo con todo y te dejaría acompañarme mientras me sumerjo en todas las películas romanticonas que tenga por casa.

Si tú quisieras podríamos superar juntos los obstáculos que nos encontremos por el camino, porque estoy convencida que mis días serían más llevaderos a tu lado, y los tuyos al mío. Porque si tú quisieras la distancia que nos separa sería insignificante si la recompensa somos nosotros, ya lo hemos comprobado.

Porque si tú quisieras arriesgarte comenzaríamos a vivir nuestra historia, la de verdad, en la que solo somos nosotros. La historia en la que me miras y a mí me tiemblan las piernas, esa en la que te cojo la mano y tú te olvidas de todo. La historia de la unión de tus piezas y las mías. Claro que habría dificultades pero tú me mereces la pena, porque si tú quisieras yo estaría aquí contando los días para verte, esperando que llegue la noche para escuchar tu voz.

Si tú quisieras yo no tendría que seguir con mi vida como si tú no hubieses pasado por ella, fingiendo que no me acuerdo de ti y fingiendo que no me muero de ganas de llamarte para decirte que lo intentes, que nos merecemos esa oportunidad.

Si tú quisieras yo no andaría intentando olvidarte y no evitaría hablar de ti (por lo que pueda pasar).

Si tú quisieras saltar yo saltaría contigo todos los días de mi vida, porque si tú quisieras te querría de la mejor forma que sé e inventaría una nueva todos los días si fuese necesario.

Porque si tú quisieras yo también querría.

Anuncios